viernes, 18 de noviembre de 2016

Le gustaría volver a jugar contigo.

Te dije que no era justo (¿o correcto?) que solo estuvieses tu en este blog.




¿Recuerdas a tu helado?

domingo, 21 de agosto de 2016

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Alguna vez......

Aunque solo sea una.... ¿Has vuelto a ver este blog?.
 
Necesito que me lo digas.

jueves, 5 de julio de 2012

Quiero que.............

Me digas si continuo
Si consigo excitarte
Si te gusta lo que pongo

Que me  pidas que siga escribiendo para ti...........o lo deje



Esto es algo entre tu y yo............... así que.......opina!!!


Quiero que me muestres los resultados de lo que lees..................



......................o simplemente que me digas que lo deje.
Pasiones pendientes 7

Esta pasión no es desconocida, es la de cada día durante muchos días. Es complicidad, es sensualidad, es compartir el momento.

Tu y yo solos, en nuestra habitación.

Desnudarnos poco a poco, sin prisas, recorriendo cada uno el cuerpo del otro con nuestras manos. Acariciar cada milímetro de la piel del otro. Senrir sus reacciónes. Es mirarse a los ojos, juntar los labios. Dejar que surjan los sentimientos. Es sentir la pasión de nuestros besos y el calor de nuestros cuerpos

 
Es deseo compartido, es provocación



Es no prestarle atención al tiempo ni a los teléfonos. Pegar nuestros cuerpos, quitarse la ropa poco a poco mostrándonos tal y como somos. Descubrir el cuerpo del otro sabiendo que es ahí donde queremos morirnos.


Es quitar la ropa interiro y acariciar tu sexo una y otra vez sintiendo tu humedad en el, bebérmela. Sentir tus orgasmos en mis dedos


Es que tu me acaricies el pene y te lo comas mientras me haces suplicar que sigas. No tener reglas y decirnos lo que queremos, lo que nos apetece.

Es notar el calor de tu X depilado cuando entro dentro de ti.





Es ser uno solo compartiendo la intimidad, las risas y la pasión. Es sentimiento y tranquilidad, es diversión y complicidad.

De eso trata este placer pendiente, de repetir una y mil veces lo mismo hasta alcanzar cientos de orgasmos compartidos.


Y al finalizar abrazarnos y compartir una ducha refrescante.